La mala relación que tengo con la cocina y mi afición por bloguear, ha dado como resultado este blog, lleno de recetas que otros blogueros me están enseñando a elaborar y que yo cocino a mi libre albedrío ☺. La gran mayoría FÁCILES y RÁPIDAS de COCINAR, con lo que siempre se tiene a mano y presentados tal cual se planta en la mesa (tengo poco desarrollado el glamour de la presentación), pero es que recuerda....
NO SOY UN BLOG DE COCINA
Este blog se abre el 12/7/2014
**follow us in feedly ****

21/6/14

Congelar los bocadillos hechos

Hace unos días, buscando unas fotos en mi ordenador, me topé con éstas. Son de hace unos 5 años. Entonces mis mellizas hacían 2º de la ESO y la mayor 4º de la ESO (13 y 15 años).
Es la retahíla de bocadillos que preparaba para toda la semana y que además después congelaba. 
Porque LOS BOCADILLOS SE PUEDEN CONGELAR HECHOS
Lo he hecho desde que empezaron el cole. Preparar bocadillos todos los días, para el desayuno y la merienda,  para mi era lo peor. Así que lo hacía de una vez, normalmente los sábados que no me tocaba trabajar,  y los congelaba todos. 
Compraba 9 barras de pan, y con eso tenía para toda la semana
Congelar los bocadillos hechos
Tan fácil como comprar las barras de pan, todavía crujientes.
Abrirlas por la mitad
Untarles el tomate y un buen lingotazo de aceite de oliva virgen en cada una de las mitades
Y, en principio, 6 clases de embutidos diferentes, para 6 barras de pan. Para 6 días. 

Las 3 barras de pan restantes, para los bocadillos de la tarde. 
En ellas ponía las sobras de embutido. Una barra podía tener 2 o 3 embutidos diferentes. Después tan solo tenía que cortar por ahí. O igual había alguno de los bocadillos que tenía dos clases de embutidos☺

Y cerrarlos. Todo en un orden. Para que todos los días desayunaran embutidos diferentes
Un día tocaba fiambre (jamón de york, mortadela, pavo, queso....), otro día salado (chorizo, salchichón, salami, lomo embuchado.....) o simplemente foie gras (que solo le gustaba a la mayor)

Y siguiendo el mismo orden, cortarlos a razón del tamaño en que cada una se lo comía. Una de las mellizas, nunca ha sido de bocadillos, así que el suyo era más bien pequeñito. Aunque salían desayunadas de casa(siempre hemos tenido 6 clases de cereales diferentes. Solo los domingos  podían comer dulces y pastas para desayunar) el bocadillito a la hora del patio, era sagrado.
Tres de las barras, eran para la merienda. Ahí eran de diferentes tamaños(en la imagen, los de la derecha del todo)


Envolverlos en papel de plata y además, numerados, para que supieran qué bocadillo se tenía que sacar cada día.

Y meterlos tal cual en el cajón más pequeño del congelador(el mío es de 7 cajones). Más o menos, siguiendo un orden. Por la noche, antes de irme a dormir, sacaba 3 y los dejaba encima de la mesa. Por la mañana, a razón del tamaño, cada una sabía cuál era el suyo.

En invierno, el cajón estaba lleno de bocadillos

En verano lleno de helados
Evidentemente, ahora ya no hay nada de eso. Las 3 están en la universidad, y desde que se lo han de preparar ellas, ya no hay nada que hacer ☻. Solo una de las mellizas, la que se llevaba el bocadillo más grande,  se los sigue haciendo para toda la semana.